miércoles, 26 de abril de 2017

Asesinatos y asaltos, principales riesgos laborales de los músicos

"Los casos de artistas asesinados o asaltados cuando retornan a sus hogares luego de trabajar son el pan nuestro de cada fin de semana. Muchos colegas son golpeados y les roban sus instrumentos de trabajo. En varios casos muchos han sido lastimados a tal grado que tenían semanas de impedimento”, contó Fernando Luna Gómez, director del grupo folklórico y ritmos criollos Los Pukara.

Por esa razón, Luna Gómez y sus compañeros aseguraron que requieren un seguro de vida y de salud. Según los artistas, el trabajo de un músico es de alto riesgo porque concluyen su trabajo pasada la medianoche y la madrugada.

El director de Los Pukara se resigna al recordar que en sus más de 40 años de trayectoria musical este gremio artístico no recibió ningún apoyo del Estado. "En las fiestas nuestros contratos terminan a eso de la una o dos de la mañana. Al volver a nuestros hogares tenemos que rezar para que no nos asalten o nos maten. El Ejecutivo quiere que facturemos, pero ¿con qué beneficios contamos los artistas en Bolivia?”, dijo Luna Gómez.

El integrante de la orquesta Do-Re-Mi, Limbert Coaquira, sostuvo que el seguro de vida debe estar incluido dentro de la creación de la ley del artista. "El Gobierno nos pide cumplir nuestros deberes con impuestos, pero sin otorgarnos derechos. Por este motivo, queremos que se elabore la ley del artista que hasta la fecha no existe”, acotó.

Coaquira recordó que muchos de sus colegas fueron asaltados o asesinados por delincuentes, quienes incluso les robaron sus instrumentos musicales. "Hemos tenido que hacer ‘vaquita’ (colecta) para poder comprar por lo menos un cajón para que entierren dignamente a uno de nuestros colegas. No conocemos de alguna repartición del Estado que pueda ayudarnos en este tipo de casos”, agregó.

Otro de los músicos lamentó la regulación tributaria del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) y aseguró que sería muy importante que el sector de los músicos cuente con un seguro de vida para garantizar el bienestar de sus seres queridos.

"Nosotros le pedimos al Estado un seguro de vida. El presidente Evo ha sido artista y conoce perfectamente nuestras necesidades”, exclamó Luis Merlo, músico hace 55 años e integrante del grupo Los Compadres.


El lamentable fallecimiento de un músico que llegaba a su hogar ocurrió hace tres años cerca del Cementerio General. "Este colega era conocido por los músicos como El Chino y trabajaba como tecladista en una orquesta. Lo encontraron acuchillado debajo del puente de la calle José María Asín. Hace pocas semanas a otro amigo que le decíamos La Bruja también lo asesinaron cerca de su casa”, dijo César Rojas Paucara, cantante de la orquesta Son Dinamita.

El director del grupo Expreso, Wálter Ayaviri, recordó que hace dos años, cuando retornaba a su casa luego de trabajar en una fiesta, fue interceptado por antisociales que lo golpearon hasta dejarlo desmayado cerca a la pasarela de la Pérez Velasco, en el centro de La Paz.

"Cuatro ladrones me golpearon y robaron mis instrumentos. Me dejaron con 25 días de impedimento. Tuve que gastar mis ahorros para pagar las cuentas del hospital porque el Estado no nos ayuda a superar estas desgracias. Salve la vida por suerte”, lamentó Ayaviri.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro