martes, 1 de agosto de 2017

Una despedida extrema y de altura de los Famostros

Lo extremo corre por sus venas y así lo demostraron los Famostros, cuatro invitados internacionales del Tattoo Fest que terminó el domingo.

Su sola presencia engalanó el evento, ya que son reconocidos a nivel internacional (por eso el nombre) como récord guinness en modificaciones, participaron de programas como Tabú de Latinoamérica, de Nat Geo, The History Channel, entre otros. Durante los tres días del evento, no solo se tomaron fotos con los asistentes, sino que presentaron un show de suspensión corporal, espadas y vidrios, logrando que el público conozca hasta dónde son capaces de llegar.

Se exigieron al máximo y superaron el dolor de pasar los ganchos en la piel y elevarse en ellos a más de 10 metros de altura, además de soportar el peso de otras personas y balancearse. Todo fue calculado para evitar que se susciten algunos contratiempos. Tuvieron el apoyo de sus compañeros en todo momento.

Los gritos de asombro de la gente y los aplausos fueron su mejor aliciente para continuar por cerca de media hora con el espectáculo, cada día. En la despedida agradecieron a Cochabamba por su recibimiento y prometieron volver para otra ocasión. Por lo pronto, estarán en Santa Cruz, el 4 de agosto.

MÁS CAMBIOS Emilio Gonzales, de Venezuela, uno de los mayores exponentes del body mod, presentó su nueva modificación extrema. Se quitó el ombligo porque aseguró “no le aporta nada y es más un mero adorno”. Su mayor motivación fue una historia que escuchó en su país sobre los manatíes (mamíferos acuáticos de gran tamaño) y una tribu que rescataba a personas que caían al río donde vivían estos animales. Estos indígenas no tenían ombligo y se cree que eran los manatíes convertidos en humanos que iban en auxilio de los visitantes.

Recordó que las modificaciones y tatuajes se deben a una necesidad de verse bien y porque es algo cultural que lleva muy arraigado en sus raíces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro